Dockline Blog

Back to Dockline

Guiando en los Cayos...

On the Water
Guiando en los Cayos...

Guiar no es pescar, pero es difícil de superar

Larry Sydnorse despierta todas las mañanas viendo un amanecer en torno al que otras personas planean sus vacaciones; el tipo de amanecer que los fotógrafos esperan toda una vida para fotografiar, un amanecer que te hará jurar que te vas a levantar antes del amanecer todos los días durante el resto de tu vida.

Y lo mejor de todo es que cada uno de los días de Sydnor termina con una puesta de sol más espectacular que cualquier salida de sol, y 200 días al año le pagan por ver ambos extremos de esos días.

Sydnor es uno de los mejores guías de pesca con mosca de los Cayos de la Florida. Trabaja con ahínco, porque guiar no es pescar, es guiar, y guiar implica más trabajo de lo que piensas: física, emocional y mentalmente. A Sydnor se le paga para que haga la excursión de pesca de su vida a prácticamente cualquier pescador que se suba a su barco. Ese es un reto al que se enfrenta a diario. 

Aun así... es en los Cayos de la Florida.

Su único arrepentimiento: "Ojalá hubiera empezado a guiar antes", dijo Sydnor, que vive en Cayo Largo, el más grande de los Cayos de la Florida.

Un poco de historia de los Cayos de la Florida

Por si acaso nunca has estado, los Cayos de la Florida son un espectacular archipiélago de cayos de coral en la costa sur de la Florida, que constituye la parte más austral del territorio continental de los Estados Unidos. La distancia desde Cayo Largo (el más septentrional) a Cayo Hueso (el más sudoccidental y el "último" de todos los cayos) es de 97 millas en coche.

Durante la mayor parte de su existencia, los cayos eran accesibles exclusivamente por agua. Eso cambió con la construcción del Ferrocarril de Ultramar a principios de la década de 1910, que iba de la Florida continental a Cayo Hueso a través de una notable serie de caballetes. Pero un gigantesco huracán que azotó el Día del Trabajo en 1935 destruyó el ferrocarril de los Cayos, y la ruta se convirtió en carreteras para automóviles. Esa red de carreteras comprende ahora el tramo más meridional de la Autopista 1 de Estados Unidos, que comienza en la frontera entre Estados Unidos y Canadá en Fort Kane, Maine, y termina a 2369 millas al sur, en Cayo Hueso.

Llevarse bien con los peces

Sydnor, una ilustración andante de cómo es un guía de la isla (alto, nervudo, un poco tosco, algo guapo y muy fácil de llevar) pesca con mosca en un barco Islamorada de 18 pies de eslora de Chittum Skiffs que funciona con un rápido pero silencioso Mercury 115 Pro XS fuera de borda. A pesar de toda esa tecnología, Sydnor sigue orgulloso de sus habilidades de "pértiga": utiliza un palo largo para acercar el barco silenciosamente a los peces.

"Es gratificante cuando puedo darle a alguien la oportunidad de lograr algo con lo que ha soñado", dijo. "Pero tienes que estar en forma; algunos días puedo pasar siete horas en el mástil de la plataforma".

Sydnor obtuvo su licencia de capitán en el año 2000 y lleva guiando desde entonces. Pero es difícil imaginárselo en cualquier lugar excepto en los Cayos. Es oriundo de Ohio, pero la única prueba que queda es su preferencia por el bisonte en lugar del pescado ("soy una especie de guía de captura y liberación y no me gusta verlos en el plato de la cena") y una predilección por el rock & roll. Lo sentimos, Jim Buffett.

Su cambio de carrera como guía se debió a un encuentro casual.

"Mi esposa (Sharon) me presentó a un amigo suyo, el Capitán Gary Ellis, un guía de pesca en Islamorada con el que había trabajado en Chicago", dijo Sydnor. "Nuestro viaje virgen con el Capitán Gary me hizo atrapar mi primera vez en el agua: pesqué un róbalo, una gallineta nórdica y un sábalo; ¡un backcountry SLAM...!”

"Gary y su esposa Susan dirigen la serie del torneo Redbone para recaudar fondos para la investigación de la fibrosis quística, que tenía su hija de tres años. Sharon y yo teníamos una compañía de carteles comerciales, así que Gary me invitó a pescar en todos sus torneos a cambio de diseñar, producir e instalar todos sus carteles a cambio del costo de los materiales, y nos fue muy bien a los dos. Estábamos encantados de hacerlos quedar bien y generar mucho interés, y a cambio pude pescar con algunos de los mejores guías".

Entregar la mercancía

A pesar de la impresionante belleza del cielo, el agua y la interminable vida marina en los Cayos, Sydnor dice que el trabajo puede ser exigente.

¿Su desafío más difícil?

"Tratar de hacer felices a mis pescadores cuando piensan que será fácil, en base a programas de pesca en televisión que se han editado y condensado en una acción constante", dijo. "Muchos (clientes) no son realistas sobre su nivel de habilidad personal y no siempre se muestran receptivos a lo que puedo ofrecer para tratar de mejorar la situación".

"Pero he aprendido a no pensar demasiado en ello, y cuando llego a casa lo dejo atrás. La tasa de divorcio de los guías locales es asombrosa. No todo es diversión y juegos. Me voy a trabajar de noche y vuelvo a casa de noche. Es una profesión muy exigente desde el punto de vista físico y mental, y será mejor que ni siquiera empecemos a hablar del cáncer de piel".

Aun así...son los Cayos, y a Sydnor le resulta fácil querer todos los días en el agua.

Lo mejor de guiar es poder pescar a través de mis pescadores", dijo, "unido a su experiencia de pescar su primer macabí o tarpón o lo que sea con mosca". Para mí, todo se reduce a los pescadores: localizar peces para ellos y ayudarles en la presentación y en la pesca. Especialmente cuando se trata de los jóvenes pescadores, verlos perfeccionar sus habilidades, participar en torneos y llegar a ser guías. Lo transmito".

Para muchos guías, pescar en los Cayos significa pescar en las aguas de bajíos, claras y poco profundas, repletas de codiciados peces de pesca de recreo, como el sábalo, la palometa, el macabí, el róbalo y la gallineta nórdica.

"Me encanta la pesca de cualquier especie con cola", dijo Sydnor. "La pesca a la vista en los bajíos es muy estimulante con el macabí y la palometa, incluso con gallineta nórdica. El hecho de agarrarlo me deja sin aliento, sobre todo cuando el pez se ha comido una de mis moscas atadas a la mano”.

Sydnor dice que su éxito depende del boca a boca. Sabe que ha hecho bien su trabajo cuando un cliente regresa al año siguiente o, mejor aún, cuando alguien llama para reservar un viaje porque un amigo lo recomendó.

Cuando todo está dicho y hecho, Sydnor está exactamente donde quiere estar, y donde siempre estará.

"Estoy muy contento de estar donde estoy hoy", dijo. "Cuando vine aquí desde Fort Lauderdale, tardé al menos un año en bajar el ritmo. Las cosas se mueven más despacio aquí, y eso nunca va a cambiar".

Back to Dockline
Sign Up For Email

Enter your email address to receive the latest tips, promotions and news from Mercury.

error
http://www.mercurymarine.com/es/us/dockline/guiding-in-the-keys---/