Dockline Blog

Back to Dockline

¿Tiene la familia Leinart la mayor colección privada de motores Mercury?

Gear & Tech
Leinart family

Si alguna vez pasas por Connecticut y ves un camión con una matrícula que dice "MERC", son Walter y Maureen Leniart. Existe la posibilidad de que su camión también remolque una embarcación, o tal vez un motor fueraborda, porque la historia de su vida está directamente relacionada con pasar tiempo juntos en el agua.

Para Walter, de 75 años, todo comenzó cuando solo tenía cuatro años. Ciento treinta y seis motores de barco más tarde, la pasión persiste.

"Mi padre creció en Hartford, a orillas del río Connecticut, y siempre le gustó el agua", dice. "Empezó a llevarme a pescar y alquilábamos un bote con remos".

Pero remar se volvió un poco tedioso. Así que el padre de Walter encontró un viejo velero, le puso un motor y lo convirtió en un barco de pesca. Eso implicaba que ya no tendrían que alquilar ni remar más. Luego, el padrino y el tío de Walter compraron barcos con motores Mercury Marine Mark 7 de 7,5 caballos de fuerza en 1953.

"Mi padrino nos llevó al río Connecticut con él, ya que tenía algo de potencia", recuerda Walter. "Y con su elegancia y velocidad, yo ya estaba enganchado cuando era un adolescente".

Walter y sus parientes comenzaron a trabajar en los barcos y en los motores fueraborda. Recuerda haber ayudado a reparar el motor Mercury de su tío después de que fue dañado. Cuando era joven, Walter ahorraba dinero de su almuerzo escolar para poder comprar su propio motor.

"Yo era un peso pluma en ese entonces, y me quedé así, porque me quedaba esos 34 centavos al día y empecé a ahorrar", dice. Según la hija de Walter, Sheila, si supieras lo le gusta comer, entenderías que esto es un gran sacrificio.

Comienza la historia de amor

Walter se graduó en la escuela secundaria en 1961 y se alistó en la Marina de los Estados Unidos. Regresó a casa años después con un solo objetivo.

"Cuando salí de la Marina, lo primero en lo que pensaba era: 'Me estoy metiendo en el río Connecticut y necesito algo que vaya', dijo. Walter vio un anuncio de un Commodore de madera de 16 pies y pasó a ser propietario de un barco.

Solo unos meses después, usaría ese barco para llevar a la mujer que se había convertido en el amor de su vida en su primera cita.

"Lo primero que hicimos en ese fin de semana del Día de los Caídos fue ir al río con el barco", recuerda. "No tenía ninguna experiencia en el agua hasta que nos conocimos. Así que, empezó a funcionar de verdad a partir de ahí".

Walter no está bromeando. Según Maureen, que entonces tenía 18 años y ahora tiene 72, la pareja se conoció el 29 de mayo y el 25 de junio le pidió que se casara con él. Parece que el romance del agua ayudó a acelerar el amor de toda una vida por la navegación y por los demás.

"Todos los domingos él venía a buscarme y nos íbamos en el barco por el río", dice Maureen. "Me encanta salir a dar un paseo. Con el paso del tiempo, a los veintipocos aprendí a hacer esquí acuático".

Cuando los Leniart formaron una familia, se aseguraron de compartir la alegría de navegar con sus dos hijas, Sheila y Karen, a una edad temprana.

"Sheila tenía dos años y Karen tenía 18 meses cuando fueron a pescar en el barco. No las sacamos de la orilla, las llevamos en el barco", dice Maureen, añadiendo que las niñas eran aún más jóvenes cuando dieron sus primeros paseos en barco en el Commodore de Walter.

En 1974, los Leniart actualizaron el Commodore de madera a un nuevo Sea Ray de fibra de vidrio, que podía soportar más potencia. La familia finalmente compró un motor Mercury de 85 caballos de fuerza para que toda la familia pudiera disfrutar del esquí acuático.

"Eso me devolvió a los motores que me gustaban cuando era niño", dice Walter. "Son tan elegantes y agradables, ¡y vaya que si funcionan si los instalas bien! Corrimos a 85 hasta que se agotó".

Después de eso, Walter compró un motor Mercury de 1973 de 150 caballos de fuerza y cilindros rectos, que conservó en su Sea Ray durante muchos años. Todavía estaba en el barco cuando se lo vendió a un amigo hace unos años.

Recopilando recuerdos y motores fueraborda

Varios motores fueraborda diferentes han desempeñado un papel en la historia de la vida de los Leniart, pero los mencionados hasta ahora representan solo una fracción de las máquinas que han tenido en sus manos. La pareja también ha atesorado una impresionante colección de motores fueraborda antiguos.

Walter cuenta otra historia familiar para ilustrar su dedicación a este pasatiempo. Hace casi 40 años, Karen tenía una tarea escolar basada en conseguir un regalo de Navidad para su padre.

"Ella escribió que yo tenía 14 motores y mi favorito era un Mercury Mark 25. Y pudo conseguir un libro de suministros de Mercury y un kit para su padre. Así que ya estábamos con las antigüedades en 1980", dice Walter.

Maureen dice que la colección ha llegado a 136 motores fueraborda (hizo un inventario justo antes de la entrevista para esta historia). Veinte de esos motores son suyos. El más grande de ellos, que ella dice que le encanta, es un Mercury Mark 50 de 1954.

En algún lugar de las docenas de motores fueraborda clásicos en el sótano de los Leniart se encuentra el Mercury Mark 7 que perteneció al tío de Walter, una de las máquinas que le hizo enamorarse de las embarcaciones y los motores en un principio.

"Lo que lo hace tan interesante es la historia de los motores fueraborda y la ingeniería", dice.

Unas manos amigas y un hogar abierto

En los años 80, los Leniart se cruzaron en el río con miembros del Club de motores fueraborda antiguos ( Antique Outboard Motor Club, AOMC) local. Se unieron al instante y se involucraron mucho con el club, lo que les abrió las puertas para ampliar su colección.

"Era un montón de gente como Maureen y yo", dice Walter. "Ahora tenemos repuestos disponibles, porque ¿dónde vas a encontrar estos repuestos? No puedes".

Walter explicó que incluso hay maquinistas en el club que pueden fabricar esas partes de motor fueraborda aparentemente imposibles de encontrar.

Los Leniart fueron copresidentes del Yankee Chapter del Club de motores fueraborda antiguos durante los años 90, y Maureen actualmente es la tesorera. La pareja asiste a reuniones por todo el noreste. Hubo incluso muchas veces en que los Leniart organizaban reuniones de intercambio en sus casas.

"La última que lo hicimos, en 2005, hubo unas 200 personas en nuestra casa", dice Maureen. Ella dio comida casera a esas multitudes, y la calle del vecindario estaba llena de autos estacionados. En las reuniones de invierno, Walter incluso pasaba el soplador de nieve sobre el césped para hacer espacio.

Entre las muchas historias en las que participan miembros del Club de motores fueraborda antiguos hay una sobre el amigo de los Leniart, Dave, que lleva varios años en una silla de ruedas. Walter ayudó a restaurar un Mercury Mark 25 para que su amigo lo usara. Pero Dave tenía problemas para arrancar el motor.

Walter sabía que el Mark 25 también venía en versión de arranque eléctrico. Reunió a los miembros del club para ayudar a encontrar y construir piezas para reacondicionar el motor de Dave y convertir el Mark 25 en un Mark 25E.

Dave ya no tiene problemas para arrancar su motor Mercury Marine clásico y disfrutar del agua.

Pasando por la pasión

Los muchos recuerdos e historias que la navegación trajo a la familia Leniart sin duda perdurarán por generaciones.

Walter se jacta de que Sheila está tomando el relevo y se ha convertido en una ávida esquiadora acuática "barefoot". Hoy en día, Sheila vive en Florida, muy lejos del río Connecticut. Pero tiene un barco propio con un motor fueraborda un poco más moderno que los del sótano de sus padres. Es un Mercury Verado de 300 caballos de fuerza.

La próxima generación de Leniart está descubriendo los placeres de la navegación. Walter y Maureen tienen dos nietas, de 11 y 13 años. Aunque los Leniart no ven a los nietos tan a menudo como les gustaría (¿y qué hacen los abuelos?), las niñas han dado paseos en barco con la abuela y el abuelo y cuentan los muchos motores fueraborda antiguos durante las visitas.

"Les encanta pescar", dijo Maureen. "De hecho, los llevamos al mismo lugar donde Sheila y Karen pescaban y donde Walt pescaba cuando tenía cuatro años".

Eso nos lleva de vuelta a donde todo comenzó hace muchos años y 136 motores. Es un feliz recordatorio de que los motores fueraborda hacen más que barcos de motor; reúnen a familias y amigos.

 

Back to Dockline
http://www.mercurymarine.com/es/ca/dockline/does-the-leinart-family-hold-the-largest-collection-of-mercury-engines/