Dockline Blog

Back to Dockline

La pesca deportiva es un deporte individual.

On the Water
Un pescador y un alguacil sonriendo en un barco de pesca

Pero los profesionales nunca están solos

La pesca de lubina en torneos a nivel profesional no es un deporte de equipo.

La pesca en los torneos consiste en ganar y, al igual que los golfistas, luchadores, vaqueros de rodeo y otras franquicias individuales, el éxito de un pescador profesional depende del rendimiento actual. Sin duda, estos concursantes tienen amigos, compañeros de viaje e incluso oponentes respetados en el circuito, pero los vínculos desaparecen en el momento en que comienza cada evento antes del amanecer. Una vez entrados en materia, los pescadores se centran intensamente en su trabajo: solo los ganadores dormirán bien esa noche.

Así que, si todo eso es correcto, si realmente se trata de un deporte de una sola persona, ¿quién es esa otra persona indescriptible y medio invisible que está en el barco con el pescador profesional? En el barco de cada competidor hay lo que sospechosamente se parece a un pasajero durante el viaje.

No es ningún pasajero. Ese es "el alguacil", que está ahí para hacer lo que hacen todos los alguaciles: defender la ley.

”Está muy claro en nuestra formación", dijo Rick Moore, un policía retirado de California y pescador experto que hace de alguacil voluntario en los eventos de B.A.S.S. Elite. "Somos otros dos ojos que están en ese barco para asegurar la integridad del deporte. Estos pescadores son buena gente y muy íntegros, pero estamos ahí para disipar cualquier duda".

Así que, ¿qué implica el trabajo de un alguacil en el agua?

Según B.A.S.S., la primera tarea de un alguacil es ser el observador oficial del pescador. Un alguacil también es el enlace fundamental en BASSTrakk, el sistema electrónico de informes de capturas de Bassmaster que informa a los aficionados en tierra sobre lo que está ocurriendo en el agua. Cada vez que un pescador Clásico captura un pez, el alguacil registra la captura en un dispositivo preprogramado.

Las ventajas que implican las responsabilidades son evidentes. Para empezar, un alguacil se sienta a solo unos metros del competidor profesional, lo que significa que tiene mejor vista panorámica de la acción y mejor perspectiva que nadie (con la excepción de otros alguaciles). Los alguaciles literalmente disponen de asientos en primera fila para las capturas, exitosas o fallidas, que pueden hacer ganar o perder un título de torneo. Algunas de esas capturas se emiten, pero todas ellas las atestigua un alguacil.

”Cuando me retiré hace diez años, decidí volver a la pesca de la lubina y todo lo que conlleva (barcos, equipo y todo eso), pero todo había cambiado", dijo Moore, que vive en el condado de Monterey. "Todo era mejor, y me encantaba. Me ofrecí como voluntario para ser alguacil en un evento en Lake Havasu y descubrí que me encanta ver a los mejores pescadores del mundo hacer lo que mejor saben hacer. Fue un aprendizaje ’acelerado exponencialmente’", dijo.

”Soy adicto a los aparejos y a la electrónica, y ser alguacil me permite comparar todas las marcas y ver todos los cebos más nuevos. Puedo ver a estos profesionales triunfar o fracasar en función de las decisiones que tomen. Luego, al día siguiente puedo ver a otro profesional enfrentarse a situaciones similares y tomar decisiones diferentes que determinan su éxito o fracaso. Es una excelente manera de aprender", añadió Moore.

Además de cumplir con sus deberes como alguacil, Moore también ha aprendido a responder de acuerdo con la personalidad, el temperamento e incluso el estado de ánimo del profesional al que acompaña.

"No soy una persona que se deje sorprender por las estrellas", dijo. "Cada primavera estoy a cargo de la seguridad en el torneo de golf Pebble Beach Pro-Am (PGA) (cerca de Carmel, California), así que estoy acostumbrado a trabajar con famosos. En los torneos de B.A.S.S., respeto lo que hacen los profesionales, y simplemente procuro que sea un buen día para ellos. A algunos les gusta hablar, a otros no, y yo simplemente les sigo el juego. Estoy ahí para aprender y hacer mi trabajo”.

Moore se retiró como jefe adjunto después de 31 años en el departamento de policía de Salinas (California), no lejos de Pebble Beach. Es uno de los torneos de golf más famosos del mundo, pero la pesca sigue siendo el pasatiempo más grato de la vida de Moore. Se apresura a mencionar que le encanta el material que ha cambiado la vida y la estrategia del pescador de torneos.

"En las fuerzas de seguridad, la tecnología era dolorosa; siempre presioné para conseguir las últimas tecnologías, pero era duro", dijo Moore. "Ahora puedo darme el gusto en mis propios barcos y aprender de los mejores del mundo”.

Moore recientemente fue alguacil en el Bassmaster Classic 2019 en el río Tennessee, cerca de Knoxville. Era su tercer Clásico, además de seis o siete torneos de temporada ordinaria en los que trabaja anualmente.

Cuando se le preguntó si alguna vez había visto a un pescador tirarse por la borda durante el evento, Moore respondió: “No, pero yo mismo me he caído. Ahora mi apodo entre algunos de ellos es 'Splash'”.

"Pero también he visto y vivido algunos momentos emocionantes, como cuando estuve con (el B.A.S.S. Pro) Brandon Palaniuk en el río San Lorenzo. Fue toda una aventura. Estaba entre los primeros de la lista de pescadores del año y trabajaba con ahínco y apuraba el tiempo. Pero él no sabía que los sábados en el río San Lorenzo no se parecen en nada a los viernes. Había yates por todas partes que creaban olas enormes, y no había manera de alcanzarlos a todos como debíamos. Seguía yendo tan rápido como podía, y me preguntaba: ‘¿Estás bien?’ Yo asentía con la cabeza y él seguía adelante”.

”Bajamos el tiempo para llegar hasta los muelles en un minuto y medio. Pero, sabes qué, fue un viaje divertido y me encantó... aunque eso no tenga mucha lógica”.

Moore también es fotógrafo, y a menudo toma fotos de pescadores, peces y barcos durante los torneos.

”Una de las mejores fotos que tengo fue en mi viaje con Palaniuk", dijo. "Antes de empezar, me dijo que recorrería el barco encendiendo las cámaras Go Pro, y no mentía. Una de las fotos de una Go Pro fue a mí haciendo una foto de Brandon en la que sacaba del agua un gran pez. Es una de mis fotos favoritas”.

Como la mayoría de nosotros, Moore combina los negocios con el placer cuando puede, también en sus viajes en los torneos como alguacil.

”Mi esposa va a la mitad de los eventos de B.A.S.S. conmigo", dijo. "Nos encanta viajar, y los trabajos de alguacil nos llevan a lugares de los Estados Unidos que no visitaríamos si no fuera por ellos. Hemos visto muchas partes maravillosas del país.

”Durante los últimos cinco años también he hecho grandes amigos que son igualmente alguaciles, y a veces nos quedamos unos días más después del torneo y pescamos en los mismos grandes lagos donde acaban de pescar los profesionales”.

Moore ha reunido a muchos de los mejores profesionales, pero nunca se le ha juntado con Kevin VanDam, el reconocido como rey de la pesca de la lubina.

"Pero lo he conocido y es tan amable como dicen que es", dijo Moore. Es una leyenda y es la autoridad en el deporte por su éxito y la forma en que trata a la gente".

"Estos profesionales son muy parecidos a los profesionales de Pebble Beach. Hay unas cuantas estrellas en cada deporte, y hay otras 100 personas justo detrás, que tratan de convertirse en ellas. Y los golfistas y pescadores suelen tener fuertes lazos familiares. Están ahí fuera semana tras semana, torneo tras torneo, y tienen que aprender a hacer frente a esos días de ausencia. Son un grupo muy unido".

Back to Dockline
http://www.mercurymarine.com/es/ca/dockline/tournament-angling-is-a-one-person-sport/